Música y canciones para viajeros

Introducción

Poder viajar por el mundo y conocer más de los rincones y secretos del planeta en el que vivimos es ya de por si un privilegio incontestable, pero poder ponerle banda sonora a esa vivencia entra ya en el terreno de las experiencias exquisitas. En relación con los viajes y el turismo, la música supone en el mejor de los casos adornar y mejorar el recuerdo de momentos, experiencias y rutas inolvidables; mientras que en el peor de los casos implica un agradable pasatiempo o entretenimiento para las tediosas horas de viajes monótonos entre paraje agradable y paraje agradable. Es por ello que hay música y canciones que se prestan a la perfección para un viaje por carretera, unas vacaciones o un retiro por el mundo. Por ello vamos a hacer un rápido repaso por algunas opciones interesantes y alternativas de música para viajeros.

 

 

Bandas sonoras

Una buena opción musical para viajeros y turistas son las bandas sonoras. Este género musical es especialmente recomendable para gente aficionada a los viajes por carretera de largas horas de duración. Por definición, las bandas sonoras son de larga extensión, tanto las canciones en sí como el compilado de estas, por lo que suponen horas de entretenimiento musical garantizado. Y lo mejor es que podemos adaptarlas al tipo de viaje que estemos realizando.

Por ejemplo, si realizamos un viaje por la naturaleza o parajes salvajes, podremos sintonizar mejor con la situación escuchando bandas sonoras como las de «El rey León», «Parque Jurásico» o «El libro de la selva». Si por la contra viajamos a un entorno urbano extranjero, podemos escuchar la banda sonora de una película famosa que ocurra en ese lugar: La de «Vacaciones en Roma » si vamos a Italia, La de «Los Miserables» si vamos a Francia, la banda sonora de  «Cleopatra» o «El rey escorpión» si visitamos Egipto o las de «Black Panther» o «Invictus» si vistamos el África profunda. Las bandas sonoras son una propuesta alternativa y diferente para entretener nuestros oídos durante un recorrido por el mundo de larga duración.

 

Música étnica

Otra música recomendable para amantes de los viajes es la música étnica. Se llama música étnica a la música que es propia de una región o está muy conectada con esta. Ya sea por el estilo, ya sea por los instrumentos que emplea, por la temática de la canción o por la forma de interpretarla. Teniendo esto en cuenta, podemos escuchar música propia de los lugares que vayamos a visitar y así ir entrando en sintonía con el lugar antes de llegar a él. A algunos esta práctica les parece repetitiva y algo redundante, pero hay quien la califica como una estupenda forma de hacer un viaje a un lugar exótico, todavía más inmersivo.

Amenizar un viaje hasta o por Rusia escuchando música de balalaika, o de autores rusos como Stravinsky o Tchaikovsky. Escuchar música country o estilo hillbilly de músicos como Hank Williams para un viaje por el desierto o el medio oeste americano. Oír música de sitar y nadaswaram para acompasar un viaje de auto descubrimiento por tierras indias. Todos estos son perfectos ejemplos del uso que se le puede dar a la música étnica en el ámbito del turismo y los viajes.

 

Canciones infantiles

Sin duda una de las vías más inocentes e infantiles para ofrecer música durante un viaje son las canciones infantiles. Obviamente, la gracia con esta opción está más en cantarla que en escucharla. Y, aunque nada impide hacerlo solo, lo suyo es hacerlo en grupo ¿Cuántas veces de pequeños en un largo viaje vacacional con la familia no nos hemos entretenido así? ¿Quién no ha visto un video en Internet de un autobús entero de ancianos en pleno viaje del IMSERSO cantando como niños?

De la misma forma, podemos amenizar un viaje con amigos y echarnos unas buenas risas con canciones como «Un elefante se balanceaba» o «El pollito Pío». Una distracción musical donde la diversión seguramente estará en todo lo contrario a la armonía musical y la coordinación pero que sin dudas ofrece una forma más activa de pasar el rato hasta llegar a nuestro destino.

 

 

Conclusión

Estas han sido tres opciones alternativas de música para viajeros y turistas, ahora sólo cabe explorarlas y enriquecer así nuestra cultura musical ¡Y geográfica, por supuesto!

Add Comment